Eligiendo sólo lo mejor

La calidad de los productos siempre ha sido importante para los consumidores, hay quienes piensan que es mejor pagar un poco más por un  producto de calidad y no después lamentarlo.

Otros piensan que prefieren sacrificar la cantidad y no la calidad, es decir, es preferible comprar menos productos pero de alta calidad,  que comprar muchos que no tienen garantía de sus atributos y que  en poco tiempo se deteriora.

Esta calidad se busca en todos los niveles, en calzado, ropa, servicios y sobre todo en los alimentos. La calidad de estos son los que proporcionan los nutrientes necesarios para una vida más sana.

Los productos provenientes del mar no son la excepción y en España es un alimento muy preciado en su gastronomía, la variedad de platos con mariscos y pescado lo hacen muy demandado para los visitantes y turistas.

El marisco de Zaragoza es muy variado, consumirlo en temporada garantiza aún más su frescura y calidad. Crustáceos y moluscos en gran variedad, se encuentran en el catálogo de productos ofrecidos para todos los gustos.

Se preparan a petición del cliente, incluso se cuecen al momento si así se desea. Con orientación a las personas sobre lo que quieren e incluso se toman en cuenta las sugerencias y otros productos que se puedan incluir en la lista de venta.

 

Calidad y excelencia directo a la mesa

El marisco de Zaragoza  no solo vende por vender, se tiene una rigurosa clasificación de acuerdo a la categoría a la cual pertenecen los mariscos. Una selección de solo lo mejor para ofrecer al cliente, que lleve calidad y excelencia a su mesa.

Los crustáceos son de caparazón duro, unos son largos como la langosta y otros cortos como el cangrejo. Los moluscos se encuentran las almejas entre otros.

En fin, una gran variedad de mariscos para satisfacer esos comensales que solo quieren probar lo mejor de lo mejor.

Gran variedad de recetas y diversidad en su forma de prepararlos se pueden encontrar en el mercado. Incluso cursos de cocina dirigidos solo a preparar pescados y mariscos que harán de la persona interesada todo un chef experta en la materia.

El correcto manejo y almacenamiento de estos productos es lo que garantiza que su frescura se mantenga un poco mas y llegue a consumidor final lo más fresco posible, sacado del mar directo a la mesa del cliente es el enfoque y el objetivo de la frescura de los productos.