Métodos de lectura de la cartomancia.

La cartomancia es el arte de emplear naipes para poder adivinar el futuro o responder a algunas preguntas. Esto ya debes saberlo, pero ¿sabes cómo el tarotista lee estas cartas al lanzarlas?

Lo más probable es que no y como dato curioso queremos decirte que no hay una única manera de hacerlo; en realidad hay tres y a continuación te los explicaremos.

Métodos de lectura de la cartomancia.

Método 1: Magnetismo.

Este método de lectura de la cartomancia tiene siglos de tradición y es de los más fáciles y sencillos de aprender. Además, es uno de los más populares para las consultas.

Consiste en tocarlas, barajarlas y repetir la acción de la mano del dueño de la baraja. Así, se busca establecer toda una conexión entre el tarotista y los naipes antes de realizar la tirada.

La principal ventaja de esta forma es que permite el desarrollo de la clarividencia a través de las secuencias de cartas. Eso sí, la tirada no debe realizarse hasta que el tirador esté seguro de haber alcanzado la conexión con la baraja.

Método 2: Concentración.

Aquí el método se basa en usar muy poco la baraja, ya que todo se centra en el poder de la mente, que se desarrolla a través de la práctica de distintos ejercicios de concentración.

Curiosamente, quienes practican la lectura de la cartomancia describen este elevadísimo poder de concentración como “dejar la mente en blanco” para luego proyectar una única imagen de la manera más intensa.

Así se consigue lograr que la energía vital de nuestro cuerpo comience a recibir otras imágenes que tienen relación directa con las preguntas que estaría realizando el consultante.

 

Para poder alcanzar este método el truco está en tener un completo autocontrol para visualizar y relajar nuestra mente a nuestro antojo, esta capacidad de concentración y dominio es lo que le da nombre al método.

Método 3: Intuición.

Es el método más instintivo y se centra en establecer una conexión con la baraja a través de las sensaciones que éstas provocan al tarotista. Para eso, él puede realizar varios ejercicios de relajación para poder alcanzar dicha conexión.

Es un método que es capaz de estimular incluso las sensaciones de quién está elaborando las preguntas para la consulta, pero su desventaja es que depende del ánimo del tarotista y que incluso puede dejarlo con un ánimo negativo o positivo.

Ahora que ya sabes todo esto ¿qué estás esperando? Ve y realiza una consulta o comienza tu mismo a practicar el tarot, eso sí, ya sabes que debes escoger ¡una forma de lectura de las cartas!